Moda minimalista: Tener menos ropa y más outfits con el clóset cápsula en 4 pasos

Vernos mejor y tener un estilo de vestimenta que nos represente es algo que a muchos nos interesa, independiente de nuestra edad, género o ingresos. Sin embargo, el retail hace que sea difícil consumir de forma consciente, empujándonos a comprar cosas que no necesitamos o, a menudo, la misma prenda en varios colores solo porque es más “barato”. La industria de la moda y el concepto del fast fashion son, definitivamente, responsables de una gran parte del efecto invernadero.

Cuidar el ambiente, cuidar la billetera y cuidar el estilo.

Los clóset cápsula han estado dando vuelta un tiempo ya en Pinterest y son la solución minimalista para reducir el gasto innecesario en ropa de bajo costo. Muchos afirmar que con 30 piezas o menos es posible crear todo un universo de posibilidades. Aunque la decisión es tuya, finamente el número 30 es sólo una referencia a una moda popular de reducir el clóset a dicho número, pero puede que 20 o 40 también sean un buen número, dependiendo de tus necesidades.

30 piezas para la vida – Los básicos:

Mis básicos:

3 pantalones: pantalones negros, jeans oscuros, jeans claros. Intenta tener variedad y escoger un pantalón de corte recto, uno skinny y uno tipo mom jeans.

3 blusas: una blanca, una negra y otra que tenga un patrón que te guste. A esta base también puedes añadir la clásica blusa celeste que va bien con todo.

3 camisetas: una blanca, una negra, una gris y una que tenga un patrón que te encante.

3 sweaters: ojalá tener tres también. Uno muy abrogado para el invierno, otro de media estación y uno que funcione con blusas y vestidos.

2 chaquetas: la clásica de denim y la biker en negro.

1 abrigo de buena calidad para el invierno

1 trench coat para cuando llueva

1 bufanda que va con todo

1 par de zapatillas blancas

1 par de zapatillas negras

1 par de botines

2 vestidos: uno de verano y uno de invierno.

Este es solo un ejemplo y está modelado en mi propio clóset. Por ejemplo, no suelo usar faldas pero sí shorts, aunque no los he añadido acá porque sólo los uso solo en vacaciones cuando no voy al trabajo. De allí que tenga un solo par, de mezclilla, que combino con casi toda la lista que acabo de escribir.

¡Ahora hazlo tú!

1. Adiós a lo que no te queda, está en malas condiciones o no te gusta 

Seamos honestos, todos sabemos qué ropa no usaremos nunca, independiente de nuestros sueños de hacerlo algún día. La ropa que no te queda o que sencillamente no te gusta puedes donarla o venderla según sea tu preferencia. La que esté en malas condiciones puedes tirarla o, dependiendo de tus habilidades manuales, convertirlas en otra cosa.

2. Revisa que tengas lo suficiente

Para armar tu clóset cápsula necesitarás tener opciones básicas para combinar. Toma en cuenta qué tan a menudo manchas tu ropa o con cuánta frecuencia necesitas cambiarte. En mi caso determiné que 3 pantalones eran más que suficientes para pasar la semana, usando cada uno de ellos dos veces por semana y dejando un día para usar ropa deportiva o vestido.

3. Combina

La idea es que cada una de tus piezas sea combinable con todas las demás, por lo que sería una buena idea comenzar a armar outfits para ver si realmente seleccionaste prendas que te sirven. Por ejemplo, esa chaqueta azul que amas debe verse bien tanto con el vestido que decidiste guardar como con tu blusa favorita. Si no pasa la prueba, entonces debes dejarlo ir.

4. Invierte

La idea del clóset cápsula es que en vez de comprar ropa una y otra vez te dediques a comprar piezas claves de buena calidad. Esto puede significar darte permiso para comprar piezas más costosas que, sin embargo, te durarán mucho más y a la larga terminarán siendo una inversión.

Lo genial de esta forma de vestir es que será más fácil alistarte durante la mañana porque combinar será mucho más sencillo. Simplemente escoge una pieza de cada categoría y añade capaz dependiendo del clima y listo. De seguro que ahora hasta tienes tiempo para desayunar.

Anuncios

Cómo conseguir más dinero siendo minimalista: 3 meses de detox monetario

Lo creas o no el minimalismo puede ser aplicado a casi todo. Eso incluye tus finanzas personales, tus ahorros y casi todas las cosas que te gustaría estar haciendo pero no haces debido a las deudas. Es importante dejar en claro que ordenar tu dinero de forma minimalista no necesariamente tiene que ver con gastar menos (aunque puede ser así si es lo que buscas) sino que se relaciona directamente con gastar de forma más consciente, con intención y buscando elementos que son muy necesarios para nuestras vidas y tienen una excelente calidad.

El minimalismo puede darte más dinero sin tener que trabajar más.

Una consecuencia directa de hacer este cambio de mentalidad es que a lo largo de los meses dejarás de comprar en cuotas y comenzarás a ver tus necesidades como algo importante que merece ser pagado de una vez. Esto resultará en que en vez de vivir varios meses con menos dinero, solo tengas un mes en el que hagas una inversión (dejaremos de pensarlos como ‘gastos’) y meses subsiguientes en los que no tendrás que vivir ajustadamente por haber decidido que podías comprar algo en 3, 6 o 12 cuotas.

¿Cómo ahorrar de forma minimalista? Guía rápida para ordenar tu dinero en 3 meses

Si estás buscando reducir tus deudas, pagar tu tarjeta de crédito y comenzar a tener dinero para aquellas cosas que realmente importan (salud, cultura, educación o lo que sea que te mueva) entonces presta a estos sencillos pasos que te ayudarán a desintoxicarte de tus creencias monetarias actuales a lo largo de 3 meses.

1. Seamos honestos: ¿cuánto necesito para vivir mensualmente?

Lo primero que debes hacer es ser honesto contigo mismo y definir cuánto dinero necesitas para vivir. Este monto debiese ser una suma de los pagos que sí o sí debes hacer cada mes, ignorando todo lo que tengas por pagar en tu tarjeta de crédito. Por ejemplo:

Gastos en transporte (sea público o tu auto) + Gastos en comida (no incluye comer fuera, solo supermercado) + Cuentas básicas (plan de internet, luz, agua, gas) + Cuenta del teléfono móvil + Comida de mascotas (si es que tienes) + Pago de arriendo o dividendo del lugar donde vives

Si vives con más de una persona, es importante dividir las cuentas antes de hacer la sumatoria. Por ejemplo, si tu arriendo vale 4 y vives con tu pareja, entonces lo que tú efectivamente pagas de arriendo es 2, porque lo pagan a medias. Lo mismo se hace con la comida, dentro de lo posible. Es ideal poner la cuenta del teléfono móvil aparte porque muchas veces tenemos planes innecesariamente caros, este ejercicio puede ayudarte a determinar si lo que tienes está bien o es demasiado para ti.

2. No nos olvidemos de pasarlo bien: ¿cuánto necesitas para cubrir tus gustos y estilo de vida?

En un ítem separado recomiendo añadir dos cosas: primero, todos los gustos que te das y que consideras importantes (en mi caso aquí tengo Spotify Premium, mi cuenta de Netflix y mi membresía del gimnasio, antes también consideraba un monto mensual para comprar libros). En segundo lugar, y por raro que parezca, deberías añadir un ítem que se llame MESADA. Sí, tal cual como cuando tus padres te daban dinero para gastar en lo que quisieras.

La idea de la mesada es que uses este dinero efectivamente para lo que se te ocurra (ropa, salidas nocturnas, ir al cine, comer fuera, etc) y que lo hagas durar todo el mes. Considerando que de este monto no tienes que sacar ninguno de los gastos ya establecidos, debiese funcionar de forma que evites usar tu tarjeta de crédito.

3. Hora de la verdad: ¿cuánto pagas en cuotas o deudas cada mes?

En un tercer ítem añado todas las cosas que deba pagar cada mes y que se hayan comprado en cuotas. Idealmente de aquí a tres meses este ítem se habrá reducido considerablemente o incluso habrá sido eliminado de tu presupuesto.

Recomiendo anotarlo de la siguiente forma: Indicar dónde lo compraste, qué es, en cuántas cuotas lo compraste, en cuál vas ahora y cuál es el valor de cada cuota. Por ejemplo:

Vestido de Zara – $100(1/4): De esta forma es fácil ver que aun te quedan tres meses más por pagar y considerar que quizás no es un buen momento para invertir en más ropa.

4. Y ahora: ¿cuánto puedes ahorrar?

Una vez que tengas todos estos números súmalos. Ahora resta este monto del sueldo que ganas y ve cuanto sobra.

Si el monto restante está en negativo

Si actualmente tus pagos mínimos y tus deudas llegan a tope con lo que ganas cada mes, entonces no hay otra forma que arreglar la situación de forma extrema. Proponte reducir considerablemente tu monto de mesada hasta que la situación se estabilice. Si esto no es posible porque en tu familia hay niños pequeños o porque simplemente no te interesa seguir ese curso, consideraría ver cómo puedes alargar levemente el número de tus cuotas con tal de que el monto que debes pagar cada mes baje un poco. Recuerda que sólo lo harás en esta ocasión y que es una medida de emergencia.

Si no te sobra nada

¡Nada mal para empezar! Quizás aun no puedes partir ahorrando, pero al menos no tienes deudas que te sobrepasen. Considera gastar tu mesada de forma super consciente y preguntándote si realmente necesitas cada una de las cosas que quieres comprar. De esa forma si a fin de mes te sobra, incluso si es poco, podrás ahorrarlo.

Si te sobra un poco pero quisieras que sobrara más

Considera tus opciones: podrías decidir darte menos mesada o renunciar a tu plan de Netflix si es que consideras que ese dinero estaría mejor invertido en tus ahorros. Sin embargo, ten cuidado, si el monto es demasiado pequeño y te impide hacer las cosas que disfrutas, entonces es poco probable que logres mantenerlo. Ahorrar es como hacer dieta: debes disfrutarlo para lograr cumplir tu meta.

Otra opción es realizar trabajo freelance extra siempre y cuando fuese posible, aunque eso dependerá de tus responsabilidades actuales. Si ninguna de estas dos opciones funciona para ti, entonces ten paciencia. Dentro de algunos meses, y ajustando tu plan cada 30 días, comenzarás a ver que te sobra dinero y en vez de gastarlo, lo único que querrás será añadirlo a tu libreta de ahorros.

Al principio te parecerá que el minimalismo solo se trata de ahorrar y ahorrar, pero la verdad es que se centra en vivir con intención y ayudarte a estar seguro de que todo lo que compras realmente merece estar en tu vida. El tiempo es dinero, y cada vez que necesitas trabajar horas extras o tomar un trabajo freelance adicional estás intercambiando parte de tu tiempo libre por más posesiones. De seguro la vida que quieres no se trata de tener más objetos, sino de vivir tranquilo y feliz.

¿Qué es el minimalismo? 5 pasos para ser feliz con menos

El mundo es un lugar que con los años se ha ido poniendo más y más ruidoso, invadiendo con su volumen. Tu teléfono se va llenando de correos con ofertas especiales de último minuto, tu cuenta de Instagram te conecta con todas esas personas que parecen estar llevando una vida mejor que la tuya (y acabas de descargar esa app de viajes más baratos porque ¿cómo puede ser que todos se van de vacaciones al extranjero y tú aun no logras ni terminar de pagar la universidad?).

john-mark-arnold-223717-unsplash

Con tantas preocupaciones y tanta ansiedad, es obvio que de un momento a otro el minimalismo haya tomado tanta relevancia.

david-sjunnesson-713325-unsplash

Entonces, ¿Qué es el minimalismo? Si bien comenzó como un movimiento artístico que influenció a diferentes artistas visuales, músicos, escultores, pintores y diseñadores, hoy en día tiene más que ver con un estilo de vida que nos invita a despojarnos de un gran porcentaje de nuestras posesiones materiales con la promesa de ser más felices, vivir un estilo de vida más simple y tener más tiempo para lo que realmente importa. Adicionalmente, muchos minimalistas hacen uso de esa corriente artística para decorar y amoblar sus hogares porque claramente va de la mano con sus ideales de vida.

Así es cómo el minimalismo te da más tiempo para hacer lo que quieras con tu vida

Si bien el minimalismo parte por “quitar”, después de entregar te toca recibir. Es posible que no te hayas dado cuenta, pero tener tantas posesiones materiales puede ser extremadamente desgastante a nivel mental y físico. De hecho, gastas tiempo pensando qué cosas quieres comprar, inviertes tiempo en comprarlas, gastas tiempo de tu vida sabiendo que necesitas ese trabajo que quizás no te gusta tanto porque debes pagarlas y, pronto cuando ya no te gustan, gastas tiempo y dinero repitiendo el ciclo una y otra vez.

henry-co-573432-unsplash

(De hecho, gracias al minimalismo renuncié a mi trabajo y pude comenzar a trabajar en otra área con un ingreso 35% menor sin notar tantos cambios en mi día a día, pronto en un post)

Seamos claros: tiempo es dinero y más allá del cliché, es una realidad bastante innegable si te sientas a pensar que tienes que pasar fuera de casa al menos 55 horas semanales para pagar por todo lo que se te ha ocurrido comprar. Pero si quisieras vivir con menos quizás podrías optar a trabajar menos horas o aceptar un trabajo que te guste más y pague menos.

Acá te dejo un camino de cinco pasos para emprender tu camino hacia una vida más simple y feliz.

1. Haz una lista de todo lo que odias y lo que amas

the-journal-garden-vera-bitterer-682529-unsplash

Entra a cada lugar de tu casa y nota qué cosas no te gustan o te hacen sentir incómodo. Puede que la pila de platos en la cocina te abrume o quizás te das cuenta que los sofás que compraste para tu hogar son hermosos y caros, pero demasiado grandes para el espacio y finalmente nadie se reúne en la sala de estar. Puede que odies mirar tu closet, tantas cosas que ya no usas y muchas otras que nunca llegaste a usar. Nota todo lo que no te gusta y comienza, con ayuda de tu familia, a pensar en descartarlos.

2. Revisa qué cosas ya no necesitas

giulia-bertelli-104575-unsplash

Y descartarlas también significa ser honestos y decir: bueno, no necesito 3 chaquetas iguales, ni tampoco un teléfono nuevo si es que el que tengo aun funciona bien. Probablemente tampoco sea necesario tener 3 televisores cuando tener 2 o 1 podrían significar más oportunidades de ver un show juntos. No hay reglas, acá solo tú sabes qué cosas debes dejar ir. Un tip para motivarte es ver cuántas de estas cosas podrías convertir en dinero para poner en tu cuenta de ahorros.

3. Mira tus finanzas y planea ir acabando con tus deudas

katie-harp-pinterest-manager-1080607-unsplash

Empezar a gastar menos o al menos hacerlo de forma más intencional te ayudará a ordenar tu dinero de una forma diferente. Ya no se tratará de comprar algo sólo porque está en oferta, ni de comprar lo más barato. En cambio, escogerás aquello que realmente necesites, y posiblemente de buena calidad, para no tener que reemplazarlo demasiado pronto. Además, mirar el estado de tu tarjeta de crédito es otro buen ejercicio que puedes realizar: ver cuántas cuotas te quedan por pagar y definir cuáles de esas compras fueron necesarias y cuáles no se repetirán en el futuro.

4. Dale una última mirada a tu teléfono

david-boca-783791-unsplash

Con el mundo del e-commerce cada vez más avanzado, la verdad es que gran parte del tiempo que pasas en tu teléfono puede estar dirigido a revisar artículos y terminar comprándolos. Intenta hacer una purga de apps en tu teléfono que te empujen a comprar cuando estás aburrido y borra el historial de tarjetas de crédito para que ninguna app pueda cargar compras de forma automática. De esa forma, tendrás que pensar dos veces si realmente necesitas algo.

5. Prueba, contempla y ajusta

gabrielle-henderson-761750-unsplash

No existe eso de “ser más o menos minimalista”. Si estás intentando vivir con menos, bienvenido al club, eres minimalista. No importa si sigues teniendo 3 televisores (en vez de 5) o de si ahora solo tienes 3 camisetas (en vez de las 7 que tenías antes). La verdad es que estamos todos juntos en esto, intentando hacerle frente a la vida que vivimos hoy en día donde se nos hace difícil encontrar tiempo para vivir de forma intencional sin tener que correr de un lado a otro todo el tiempo. Prueba qué cosas del minimalismo funcionan para ti y haz los cambios que creas necesarios. Ah, y por supuesto, no olvides contarnos cómo te va.

Al final del día vivir de forma minimalista es vivir con intención: todo lo que está presente en tu vida tiene una razón para estar allí, de no ser así, ya habría salido por la puerta hace mucho.

Shikuza: el arte minimalista de M.Yamamoto que puede convertirse en tu pausa diaria

Masao Yamamoto es un pintor y fotógrafo japonés que nació en 1957.  Actualmente se dedica a ser fotógrafo freelance, utilizando el minimalismo y la fotografía análoga como arma principal en su arte. En sus piezas es fácil ver cómo la sencillez y lo pequeño se convierten en medios a través de los cuales apreciamos la belleza del día a día, lejos de las complicaciones y turbulencias mundanas.

En su trabajo artístico el pintor intenta evocar la forma en la que recordamos momentos felices que, según Cultura Inquieta, él define como shikuza o aquellos tesoros puros que se encuentran en el silencio de la naturaleza.

Yamamoto muestra al mundo pequeñas viñetas de momentos que son capturas y atesorados para siempre.

Sus fotografías han sido descritos como “haikus visuales” que a través de la exposición de objetos y situaciones específicas busca que el expectador sienta la necesidad de bucear en sus propios recuerdos.

Respira profundo y recuerda que nada te apresura. El minimalismo también está presente en el acto de detenerse, por voluntad propia, a disfrutar de una experiencia artística.


Sigue bajando y podrás ver más obras de Yamamoto:

   

Screen Shot 2019-05-11 at 8.47.56 PM

Todas las imágenes pertenecen a Masao Yamamoto.

El minimalismo de este hogar japonés comprueba que Marie Kondo tiene razón

La simplicidad es una característica ampliamente valorada en la cultura oriental. Es un hecho que todos los occidentales apreciamos desde nuestra vereda, con hogares llenos de posesiones que no necesitamos, armarios repletos de pantalones que no usamos desde el año pasado y tantas otras cosas que se acumulan en los pagos de nuestra tarjeta de crédito sin que le demos mucho uso. Si hay alguien que nos ha hecho pensar en todos estos dilemas mucho más a menudo esa es Marie Kondo quien, con su libro y su actual serie en Netflix, parece estar convenciéndonos a todos (¡al fin!) que el minimalismo es el camino a seguir.

Sin embargo, por más nuevo que nos parezca este fenómeno, la verdad es que los orientales y los japoneses han valorado la simplicidad de los espacios desde mucho antes que se convirtiera en un trending topic. De hecho, hace algún tiempo (cerca de dos años) el sitio web Brightside publicó las imágenes de Thomas Peter, fotógrafo profesional, donde se mostraba cómo se vivía en una casa en Japón.

Puede que en 2017 este approach haya parecido extremo, con cuartos casi vacíos y paredes en colores neutros, sin embargo, en 2019 no hacen nada más que confirmar que lo que Marie Kondo nos enseña no es nuevo. Lo anterior por supuesto que no es algo negativo, sino un hecho que debe ser celebrado: algo se mueve en nuestro interior que nos motiva a cuestionar nuestros estilos de vida atiborrados y ocupados. Estamos intentando tener más espacio para respirar y para vivir y el minimalismo claramente se presenta como una respuesta.

Si estás buscando inspiración, estoy más que feliz de volver a mostrarte estas imágenes que, casi 700 días después, están más de moda que nunca.

Menos libros y más espacio

01m

Thomas Peter

Un objeto hermoso y solitario

02m

Thomas Peter

Nada que te distraiga del estudio:

03m

Thomas Peter

Una pequeña ventana luminosa

04m

Thomas Peter

A veces es mejor sentarse en el suelo

05m

Thomas Peter

Dormir así es lo mejor para ellos:

06m

Thomas Peter

En el baño todo está guardado:

07m

Thomas Peter

No existe eso de ropa que “no se ocupa hace mucho”

08m

Thomas Peter

Menos siempre es más

09m

Thomas Peter

Sólo se posee lo necesario:

10m

Thomas Peter

Minimalismo puro:

11m

Thomas Peter

Todo lo anterior se ve muy reflejado en sus casas:

12m

Thomas Peter

¿Me muestras cómo estas decorando tus nuevos espacios minimalistas?