Cómo conseguir más dinero siendo minimalista: 3 meses de detox monetario

Lo creas o no el minimalismo puede ser aplicado a casi todo. Eso incluye tus finanzas personales, tus ahorros y casi todas las cosas que te gustaría estar haciendo pero no haces debido a las deudas. Es importante dejar en claro que ordenar tu dinero de forma minimalista no necesariamente tiene que ver con gastar menos (aunque puede ser así si es lo que buscas) sino que se relaciona directamente con gastar de forma más consciente, con intención y buscando elementos que son muy necesarios para nuestras vidas y tienen una excelente calidad.

El minimalismo puede darte más dinero sin tener que trabajar más.

Una consecuencia directa de hacer este cambio de mentalidad es que a lo largo de los meses dejarás de comprar en cuotas y comenzarás a ver tus necesidades como algo importante que merece ser pagado de una vez. Esto resultará en que en vez de vivir varios meses con menos dinero, solo tengas un mes en el que hagas una inversión (dejaremos de pensarlos como ‘gastos’) y meses subsiguientes en los que no tendrás que vivir ajustadamente por haber decidido que podías comprar algo en 3, 6 o 12 cuotas.

¿Cómo ahorrar de forma minimalista? Guía rápida para ordenar tu dinero en 3 meses

Si estás buscando reducir tus deudas, pagar tu tarjeta de crédito y comenzar a tener dinero para aquellas cosas que realmente importan (salud, cultura, educación o lo que sea que te mueva) entonces presta a estos sencillos pasos que te ayudarán a desintoxicarte de tus creencias monetarias actuales a lo largo de 3 meses.

1. Seamos honestos: ¿cuánto necesito para vivir mensualmente?

Lo primero que debes hacer es ser honesto contigo mismo y definir cuánto dinero necesitas para vivir. Este monto debiese ser una suma de los pagos que sí o sí debes hacer cada mes, ignorando todo lo que tengas por pagar en tu tarjeta de crédito. Por ejemplo:

Gastos en transporte (sea público o tu auto) + Gastos en comida (no incluye comer fuera, solo supermercado) + Cuentas básicas (plan de internet, luz, agua, gas) + Cuenta del teléfono móvil + Comida de mascotas (si es que tienes) + Pago de arriendo o dividendo del lugar donde vives

Si vives con más de una persona, es importante dividir las cuentas antes de hacer la sumatoria. Por ejemplo, si tu arriendo vale 4 y vives con tu pareja, entonces lo que tú efectivamente pagas de arriendo es 2, porque lo pagan a medias. Lo mismo se hace con la comida, dentro de lo posible. Es ideal poner la cuenta del teléfono móvil aparte porque muchas veces tenemos planes innecesariamente caros, este ejercicio puede ayudarte a determinar si lo que tienes está bien o es demasiado para ti.

2. No nos olvidemos de pasarlo bien: ¿cuánto necesitas para cubrir tus gustos y estilo de vida?

En un ítem separado recomiendo añadir dos cosas: primero, todos los gustos que te das y que consideras importantes (en mi caso aquí tengo Spotify Premium, mi cuenta de Netflix y mi membresía del gimnasio, antes también consideraba un monto mensual para comprar libros). En segundo lugar, y por raro que parezca, deberías añadir un ítem que se llame MESADA. Sí, tal cual como cuando tus padres te daban dinero para gastar en lo que quisieras.

La idea de la mesada es que uses este dinero efectivamente para lo que se te ocurra (ropa, salidas nocturnas, ir al cine, comer fuera, etc) y que lo hagas durar todo el mes. Considerando que de este monto no tienes que sacar ninguno de los gastos ya establecidos, debiese funcionar de forma que evites usar tu tarjeta de crédito.

3. Hora de la verdad: ¿cuánto pagas en cuotas o deudas cada mes?

En un tercer ítem añado todas las cosas que deba pagar cada mes y que se hayan comprado en cuotas. Idealmente de aquí a tres meses este ítem se habrá reducido considerablemente o incluso habrá sido eliminado de tu presupuesto.

Recomiendo anotarlo de la siguiente forma: Indicar dónde lo compraste, qué es, en cuántas cuotas lo compraste, en cuál vas ahora y cuál es el valor de cada cuota. Por ejemplo:

Vestido de Zara – $100(1/4): De esta forma es fácil ver que aun te quedan tres meses más por pagar y considerar que quizás no es un buen momento para invertir en más ropa.

4. Y ahora: ¿cuánto puedes ahorrar?

Una vez que tengas todos estos números súmalos. Ahora resta este monto del sueldo que ganas y ve cuanto sobra.

Si el monto restante está en negativo

Si actualmente tus pagos mínimos y tus deudas llegan a tope con lo que ganas cada mes, entonces no hay otra forma que arreglar la situación de forma extrema. Proponte reducir considerablemente tu monto de mesada hasta que la situación se estabilice. Si esto no es posible porque en tu familia hay niños pequeños o porque simplemente no te interesa seguir ese curso, consideraría ver cómo puedes alargar levemente el número de tus cuotas con tal de que el monto que debes pagar cada mes baje un poco. Recuerda que sólo lo harás en esta ocasión y que es una medida de emergencia.

Si no te sobra nada

¡Nada mal para empezar! Quizás aun no puedes partir ahorrando, pero al menos no tienes deudas que te sobrepasen. Considera gastar tu mesada de forma super consciente y preguntándote si realmente necesitas cada una de las cosas que quieres comprar. De esa forma si a fin de mes te sobra, incluso si es poco, podrás ahorrarlo.

Si te sobra un poco pero quisieras que sobrara más

Considera tus opciones: podrías decidir darte menos mesada o renunciar a tu plan de Netflix si es que consideras que ese dinero estaría mejor invertido en tus ahorros. Sin embargo, ten cuidado, si el monto es demasiado pequeño y te impide hacer las cosas que disfrutas, entonces es poco probable que logres mantenerlo. Ahorrar es como hacer dieta: debes disfrutarlo para lograr cumplir tu meta.

Otra opción es realizar trabajo freelance extra siempre y cuando fuese posible, aunque eso dependerá de tus responsabilidades actuales. Si ninguna de estas dos opciones funciona para ti, entonces ten paciencia. Dentro de algunos meses, y ajustando tu plan cada 30 días, comenzarás a ver que te sobra dinero y en vez de gastarlo, lo único que querrás será añadirlo a tu libreta de ahorros.

Al principio te parecerá que el minimalismo solo se trata de ahorrar y ahorrar, pero la verdad es que se centra en vivir con intención y ayudarte a estar seguro de que todo lo que compras realmente merece estar en tu vida. El tiempo es dinero, y cada vez que necesitas trabajar horas extras o tomar un trabajo freelance adicional estás intercambiando parte de tu tiempo libre por más posesiones. De seguro la vida que quieres no se trata de tener más objetos, sino de vivir tranquilo y feliz.

Anuncios